Toxina botulínica

TOXINA BOTULÍNICA O BOTOX

  • ¿Tiene pequeñas imperfecciones o arrugas faciales?
  • ¿Le gustaría eliminar algunas líneas de expresión?
  • ¿Quiere mejorar su rostro de manera natural?
  • ¿Desea eliminar el aspecto cansado de su rostro?

Si ha respondido sí a una de estas preguntas, en Clínica Dr. Arquero podemos ayudarle.

La primera consulta con el Dr. Arquero sirve para que paciente y doctor se conozcan, realizar su historia clínica, analizar el rostro, la piel y las zonas de mejora. El Dr. Arquero le comentará las posibilidades que el tratamiento facial con toxina botulínica le ofrece en su caso concreto. También podrá contrastar opiniones y hablar sobre cuáles son sus expectativas con respecto al tratamiento con bótox.

El paciente sale de la consulta con toda la información necesaria y el presupuesto, para valorar la propuesta y poder tomar una decisión.

La toxina botulínica paraliza las fibras musculares en las que se inyecta por denervación química de la placa motora, provocando la parálisis temporal de las mismas durante unos 6 a 8 meses. La aplicación repetida disminuirá su potencia, disminuyendo de manera importante su manifestación y haciendo que las aplicaciones se distancien cada vez más.

La toxina botulínica inyectada en la proximidad de un músculo, tiene la capacidad de provocar su paralización temporalmente. Representa un método simple y eficaz para el tratamiento de las arrugas de expresión, evita la cirugía y puede ser complementado con otros tratamientos como láser y rellenos.

La decisión del uso de este tratamiento específico, depende de las preferencias del paciente y del criterio del equipo médico.

La aplicación de la toxina botulínica  en el rostro se practica en régimen ambulatorio y sin ingreso.

Para su aplicación utilizamos unas agujas muy finas, por lo que prácticamente es indolora, resultando únicamente un discreto enrojecimiento de la zona por los pinchazos.

La toxina, a las dosis utilizadas, no es tóxica, y sus contraindicaciones son mínimas.

No debe ser utilizada

  • En caso de embarazo en el momento de la aplicación o en los próximos meses.
  • Durante la lactancia
  • En procesos infecciosos o inflamatorios, tanto en el lugar de inyección como sistémicos.
  • En paciente con miastenia gravis o en aquellos a tratamientos que provoquen alteraciones de la actividad muscular.

Una vez aplicada

  • No debe presionar ni masajear la zona.
  • Puede aparecer un leve enrojecimiento en la zona de inyección y ocasionalmente hematomas localizados

La relajación de los músculos implicados en la producción de las arrugas determina que éstas prácticamente desaparezcan.

Los resultados tras la aplicación de un tratamiento con toxina botulínica aparecen dos o tres días más tarde, siendo completo al cabo de una semana.

Su duración suele extenderse de cuatro a seis meses antes de ser reabsorbido por el propio organismo pero dependerá del paciente y los tratamientos previos realizados.

A partir de este momento, el Dr. Arquero valorará la necesidad de aplicar de nuevo el tratamiento con bótox.

La adaptación del paciente a esta mejora estética le permite sentirse mejor y tener mayor confianza en sí mismo.

Toxina botulínica
Desde el momento de la aplicación del tratamiento, el paciente tiene a su disposición un número de teléfono en el que ponerse en contacto durante las 24h con el equipo del Dr. Arquero ante cualquier complicación o duda que pueda surgir.
¿Cómo podemos ayudarle?

CONTÁCTENOS

¿Tiene alguna duda sobre nuestros tratamientos?

Contáctenos sin ningún compromiso, estaremos encantados de ayudarle y orientarle hacia el tratamiento o cirugía más adecuado.