MAMAS TUBEROSAS

Son pechos que tienen una forma particular. No es una patología de la glándula sino una deformidad que provoca ese aspecto característico que recuerda un tubérculo, y de ahí su nombre, pero que recibe otros como mamas tubulares, constreñidas, caprinas, etc.

Esta anomalía glandular se origina durante el desarrollo y está provocada por la formación de una rigidez en algunas zonas de su envoltorio, especialmente en la fascia superficial. 

Sus características más comunes son el estrechamiento de su base, la falta de su polo inferior y una altura excesiva del cono mamario, lo que hace que la mama tenga esa forma tan particular. Frecuentemente esto se acompaña de una deformidad de la areola, que, constreñida por un anillo externo, se proyecta y dilata exageradamente hacia afuera, provocando la herniación de la areola y un aspecto de cúpula. 

Como decía anteriormente, en principio no es una patología, pero sí pueden llegar a serlo las consecuencias que provocan la insatisfacción estética, la inseguridad y sus repercusiones emocionales.

La intensidad de la alteración varía desde una rigidez de la parte inferior de la mama (o constricción del polo inferior), que provoca la falta de desarrollo de esa parte de la mama, quedando como aplanada y con frecuencia corta, hasta las grandes deformidades, con areolas inmensas y abombadas. Suelen venir acompañadas de hipoplasia y asimetría mamaria.

Su tratamiento es muy diferente al de un aumento mamario habitual, pues en estos casos tenemos que realizar otros procedimientos para obtener un resultado natural. Estos dependen del grado de deformidad. En los casos leves la incisión de preferencia es por el surco submamario; también debemos relajar los tejidos que provocan la rigidez de la parte inferior de la glándula y tejido subcutáneo mediante corte, que permitan distender la base de la glándula. De no hacer esto el resultado sería el denominado doble surco: el superior provocado por el borde inferior de la glándula o surco original, y el segundo el que forma la misma prótesis.

En casos más graves tenemos que recurrir a técnicas más complejas que nos permitan modelar la glándula: confeccionamos una lengüeta o colgajo que aporte volumen donde no existe. Así rompemos la rigidez y cubrimos la prótesis. La incisión se localiza alrededor de la areola y, con mucha frecuencia, realizamos la retirada de un anillo de piel que nos permite disminuir su tamaño y aliviar la constricción.

En algunas ocasiones, además, puede ser necesario ajustar el exceso de piel o lo que es lo mismo, realizar una mastopexia, en cuyo caso la cicatriz se extendería verticalmente hacia abajo y, menos frecuentemente, también por el nuevo surco submamario.

TIPOS DE MAMA TUBEROSA

T I. CONSTRICCIÓN DEL POLO INFERIOR

T II. MAMA CÓNICA

T III. MAMA TUBEROSA

T IV. MAMA SACULAR

Una vez hecho esto, el resto de la intervención no difiere de un aumento mamario convencional. No podemos olvidar que debemos corregir la asimetría, si la hubiese, eligiendo prótesis de diferente tamaño.

El uso de drenajes, discutido por algunos cirujanos, en este caso es mucho más adecuado porque las complicaciones de hematoma y seroma son más frecuentes.

Casos reales de pacientes de la Clínica Doctor Arquero

PACIENTE DE 19 AÑOS

Diagnóstico: Mama hipotrófica tuberosa con constricción del polo inferior (Tipo II)
Tratamiento: cicatriz areolar inferior con plastia glandular (incisiones de relajamiento verticales y transversales). Colocación de prótesis a nivel submuscular (biplanar) de 325 # 325 cc, de gel cohesivo de silicona, redonda, lisas y de perfil alto.

PACIENTE DE 24 AÑOS

Diagnóstico: Pechos hipoplásicos y tuberosos (Tipo III9 con Mama ectópica axilar der).
Tratamiento: Cicatriz periareolar completa con despegamiento subcutáneo del polo inferior y sub-glandular. Confección de un colgajo glandular para rellenar el hundimineto infraareolar (Técnica de Puckett). Colocación sub-muscular de prótesis de 325 # 350 cc de gel cohesivo de silicona, redondas, microtexturadas y de perfil alto
.

PACIENTE DE 29 AÑOS

Diagnóstico: Mamas con forma sacular, hipoplasia y ptosis Tipo IV (pequeños y caídos).
Tratamiento: Aumento con prótesis y Pexia bilateral: colocación sub-muscular de prótesis de 225 # 250 cc, de gel cohesivo de silicona, redondas, lisas y de perfil alto. Se realiza también la retirada bilateral del exceso de piel (Pexia) dejando una cicatriz en T con incisión horizontal mínima
.

PACIENTE DE 30 AÑOS: SECUELAS DE UN AUMENTO MAMARIO CON PRÓTESIS

Diagnóstico: Mama tuberosa operada en otra clínica y no tratada adecuadamente.
Presenta una alteración denominada “doble surco” que se corresponden con el surco submamario original y el límite inferior de la prótesis.
Tratamiento: Incisión areolar inferior resecando cicatriz previa. Cambio de prótesis 225 # 290 gr. por otras de 220 # 220 gr. anatómicas. Plastia glandular de remodelado (Tecnica de Puckett). Postoperatorio un año después.

SI DESEAS SABER MÁS:

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Logo clínica Arquero
¡YA ESTAMOS!
Nos alegra comunicarte que ya están abiertas nuestras clínicas de Vigo y de Madrid.
  • Con todas las medidas sanitarias para protegerte.
  • Extremando la higiene en todas nuestras instalaciones.
  • Con cita previa y entrada escalonada.
  • Y, por supuesto, ¡con la profesionalidad, el
    buen trato y la energía positiva que siempre
    ha caracterizado a nuestros profesionales!
COVID19 FASE 1 ESTAMOS DE VUELTA
Llama y pide tu cita presencial, o si lo prefieres, una videoconsulta en citasonline@clinicaarquero.com
¡ESTAREMOS ENCANTADOS DE VOLVER A VERTE!