¿FORMA O VOLUMEN? EN BUSCA DEL PECHO PERFECTO

En 1962, cirujanos de Houston (EE.UU) idearon los primeros implantes de mamas. Desde entonces, miles de mujeres han tomado la decisión de pasar por quirófano para cambiar el aspecto de su pecho. De hecho, en nuestro país, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), las intervenciones relacionadas con los pechos –aumento, reducción y elevación de pecho se sitúan entre las más demandadas.
Sea por fluctuaciones de peso, pérdida de firmeza o como consecuencia de la edad, entre otros factores, los senos pueden cambiar de forma e incluso de tamaño a lo largo de la vida de una mujer. Una de las principales preocupaciones de las pacientes que toman la decisión de operarse es saber qué aspecto tendrá su busto después de la intervención y si el resultado será el pecho que ellas esperan. En este punto, las mujeres deben tener en cuenta que el fin de la cirugía estética de los senos es conseguir un tamaño de pecho proporcional al cuerpo del paciente.

¿CÓMO LOGRAR UN BUSTO NATURAL?

En el caso de aumento de pecho, uno de los factores más importantes para lograr un busto natural –con una forma y contorno apropiados–, es la elección de las prótesis empleadas. Las variables que entran en juego son la marca o fabricante, la forma, su contenido, el tipo de superficie, el volumen y sus dimensiones (proyección, altura, anchura o diámetro).

CÓMO LOGRAR UN BUSTO NATURAL

 

TIPOS DE PRÓTESIS DE MAMA

Elección de la forma: las prótesis anatómicas tratan de imitar el pecho natural. Tienen la parte superior más estrecha y la parte inferior más ancha y con un relleno más rígida dando una forma de una gota de agua. La idea inicial era que se mantuviesen adheridas a los tejidos donde se les coloca pero el problema es que si se forma liquido alrededor de la prótesis pueden girarse y alterar por completo la forma del pecho.  Personalmente solo aconsejamos este tipo de prótesis en la reconstrucción mamaria y en aquellos casos de deformidades torácicas. Las prótesis redondas tienen la particularidad de que al estar de pie, por el efecto de la gravedad, el gel se desliza hacia la parte más baja, proporcionando un aspecto muy semejante al de las anatómicas pero sin el riesgo de rotación. Entonces, ¿por qué vamos a utilizar las anatómicas.

TIPOS DE PRÓTESIS DE MAMA

Además, de la forma de la prótesis, para alcanzar el pecho deseado también hay que tener en cuenta el perfil, relleno, tamaño y envoltura.

Así, respecto a los perfiles de prótesis, hay varios que corresponden con la altura desde su base hasta la punta. Existen prótesis de perfil alto, moderado o bajo. Para elegir cuál es la más adaptada, hay que examinar el diámetro de la base de la glándula, la anchura del tórax, el volumen de las prótesis y, por supuesto, tener en cuenta las preferencias de la paciente.

Otro factor a tener en cuenta es el relleno o contenido de los implantes. Los dos más demandados son los implantes de gel cohesivo de silicona y los de suero fisiológico mientras que el más novedoso es el de gel cohesivo con microesferas; pero lo más recomendable es dejar esta elección en manos de su cirujano.

El tamaño de las prótesis oscila entre los 125 y los 650 cc siendo estos volúmenes superiores los necesarios para la reconstrucción mamaria. Para determinar cuál es el más adecuado, es imprescindible el asesoramiento de un especialista ya que dependerá del físico de cada paciente y su caso particular

EL PECHO PERFECTO

También debemos hablar de la envoltura o revestimiento, es decir, la parte exterior del implante. Existen dos tipos de revestimiento, liso y rugoso. Dentro de estos se diferencian los microtexturados, los macrotexturados y los de poliuretano. Estos dos últimos están siendo cuestionados por su posible relación con el LACG o linfoma anaplásico de células gigantes asociado a los implantes mamarios.

LOS PROCEDIMIENTOS TÉCNICOS

Asimismo, existen diferentes procedimientos técnicos que pueden acompañar la intervención de pecho. Es el caso de la mastopexia, una intervención quirúrgica que consiste en la elevación de las mamas y su remodelación. Se puede realizar en casos donde los pechos han sufrido una caída, como consecuencia de la edad o casos de la lactancia, por ejemplo, pero también durante una intervención de aumento de pecho, para dar volumen y proyección al busto una vez que están remodelados con su forma y posición ideal.
A través de diferentes tipos de implantes y técnicas de cirugía, el especialista puede recomendar y asesorar cuál es la opción más adecuada para cada paciente, teniendo en cuenta sus necesidades y expectativas en belleza.

COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest